ELÍAS  MEDINA: ROMÁNTICO Y SOÑADOR (Por Paola Gómez)

Prolífico  compositor de regional mexicano —con éxito gracias a intérpretes como La  Leyenda, Cardenales de Nuevo León, Bronco, El Chapo de Sinaloa, Pesado, Lalo  Mora y Tatiana— y ahora intérprete de sus propias canciones y muy apoyado por  su editora, MAMP Songs, Elías Medina enfrenta un reto al lanzarse con su álbum  debut titulado Como un Tatuaje, en espera pero también con la  determinación de que esto sea lo que siempre había soñado. De esto platicó con  monitorLATINO.

Comienzas una nueva etapa en tu  carrera…

Yo empecé trabajando como compositor porque se me dio,  aunque siempre andaba buscando una oportunidad como cantante. Es así como  comienzo a darme a conocer entre los grupos, hasta que a raíz de una canción  que se llama “Si tu regresaras” me ofrecen hacer un disco.

¿Cómo  llegas a la industria musical?


Profesionalmente, Máximo Aguirre  Music Publishing fue la primera editora que me abrió las puertas y creyó en  las letras que estaba haciendo. Pero desde la preparatoria ya andaba cantando  en cantinas hasta las dos o tres de la mañana. Después empecé a trabajar en  bares y lugares más conocidos, pero siempre cantando cosas bohemias y algunas  de mis canciones. Desde los 15 o 16 años he estado ahí.


¿Cómo  descubriste que eras compositor?


Mi primer intento de canción fue  por ahí de los siete años. Después dejé de escribir y a los 15 años comencé a  hacer mis primeros esqueletos; fue como una necesidad de salir adelante. Yo  tenía unas 20 canciones escritas y de repente las aumenté a 200, porque una  vez que empecé a escribir ya no podía parar… Así fue como me di cuenta de que  era un compositor.

¿Dónde encuentras la inspiración?


Es algo que simplemente se te da. Tú puedes estar haciendo cualquier cosa y se te  viene una idea para una canción, o te iluminas y se te viene a la mente una  melodía. Puede ser desde que estás manejando hasta que estás en tu casa  dormido, incluso tienes que despertarte para hacer la canción. Te puedo decir  que he tenido bastantes anécdotas para reflejarlas en un tema.


¿Qué  sentiste la primera vez que grabaron un tema tuyo?


El primer tema lo  grabó un grupo que se llama Encuentro Norteño, y pues me sentí encantado,  porque después de estar tocando puertas y por terco se me dio la oportunidad.  A partir de esa canción inmediatamente se vino una carretada de temas por  grabar con distintos grupos. 
Mucha gente piensa que ser compositor  te hace rico.

¿Es verdad?


Creo que tanto en el oficio de compositor  como en cualquier otra profesión, el que más se empeña en trabajar es al que  le va bien; al final de cuentas, si eres un vendedor tienes que vender mucho  para ganar más. Entonces, un compositor puede vivir bien con una canción que  fue un hitazo o también en base a que le estén grabando constantemente, pero  eso de volverse millonario está un poquito alejado de la realidad  (risas).


¿Cómo fue la grabación de tu disco?


Fue muy  curioso, porque aunque Máximo Aguirre me dio la oportunidad como compositor,  no me conocía físicamente. Un día me vio grabar una canción que estaba  haciendo con Yoel  Henríquez, destacado compositor, y se me acerca y me dice: “Vamos a hacerte un disco”, a lo que yo le contesté: “No me conoce, pero usted  tiene algunas canciones mías que me han grabado”. A  raíz de eso comencé a seleccionar temas desde el año pasado hasta que quedaron  los que están en el disco.


¿Fue  difícil elegir entre todos tus temas?


Como compositor te gustan  todas tus canciones, pero al momento de ser cantautor ya tenía muy centrada la  idea de lo que quería hacer.

¿Cómo definirías el concepto y el  estilo del disco?


Básicamente lo que se le ofrece al público es  sinceridad, honestidad, no estamos pretendiendo nada más que regresar un  poquito a los orígenes de la música regional mexicana, al romanticismo. En el  disco hay canciones románticas, de despecho, de alegría, para simplemente  contarles la vida de un servidor. El concepto musical es norteño banda, pero  en un estilo distinto al que normalmente se utiliza, con un acordeón, una  guitarra o bajo sexto. Yo traigo todo el grupo, que es batería, guitarra y  acordeón, y añadimos la tuba, que es lo que hace que suene distinto y más  fresco.

Supe que cantaste pop. ¿Por qué abandonaste ese  género?


Todo mundo tenemos nuestra etapa oscura (risas)…  Empecé con el pop por el hecho de trabajar en bares, pero simplemente fue  una etapa y estuve ahí el tiempo que yo sentía que podía ser necesario para  aprender, porque sí aprendí muchas cosas.

¿Qué le  aprendiste?

Básicamente ciertas armonías que no están muy aplicadas  en el concepto regional.

¿Seguirás compaginando tu faceta de  cantante con la de compositor?


Por supuesto. Voy a seguir como  compositor, pero echándole muchísimas más ganas porque seré estandarte de mis  propias letras y mis propias canciones.


¿Estás listo para dar la  cara por tu proyecto?

Créeme que las ganas me sobran porque tengo  mucha fe y sobre todo le estoy metiendo todo el empeño del mundo. He tenido  bastante buena respuesta y la adrenalina que se siente no lo comparo con nada.  Más allá de querer fama o dar un autógrafo, es el hecho de cantar lo que he  vivido.

 

Pilar Ortega

Editora


monitorLATINO

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *